Sociedad

De 6 meses a una semana

Creo que este será uno de los Post que más marcará mi vida. Todo empezó un buen día de mayo cuando asistí por fin a esa esperada entrevista de trabajo que tanto tiempo había estado esperando. Por fin dejaba esa carpeta que durante un largo periodo de tiempo recorriendo Madrid había sido mi fiel amiga. Tenía el presentimiento como de un 90% exactamente que este era por fin el día, y no me equivocaba. A los dos días exactos sobre esa misma mesa en la que los empleados de la oficina comían, yo firmaba el ansioso contrato de ¡6 meses!. Por fin la estabilidad volvía a su lugar de origen,  por fin la estabilidad era mi recompensa tras varios meses de esfuerzo.

Foto Pixabay

No todo lo que brilla es oro

El trabajo aunque no era exactamente de lo mío me gustaba muchísimo, vamos me encantaba. Había compañerismo, el jefe me vendía la moto como él solo sabe hacer, vamos todo era perfecto. Pero llegó ese fatídico 17 de junio y todo cambió para mal de la noche a la mañana. La montaña rusa volvía a su descenso, esas palabras que todo el mundo detesta escuchar salieron de la boca de mi maravilloso jefe “No vamos a contar más contigo”. Si chicos aquel jefe que te prometía la luna, el sol y porque no, la constelación entera, de blanco se volvió negro. No se, pero esta situación me recordó a aquel novio que todos los días te regala flores, te manda te quieros por las noches, presume de vuestra relación en todas las redes sociales y un amanecer cualquiera se va a comprar tabaco. Pues igual.

Foto Pixabay

Porque no dar un portazo cuando te enfadas

Todo sea dicho…no hubo motivo alguno ni culpa por mi parte para entender un gesto tan feo y tan poco profesional hacia mi persona. Mientras me despedía me seguía endulzando los oídos una y otra vez.. y si, es lo que dicen que es mejor irse cerrando la puerta como princesa delicada que pegar un portazo como banda sonora. Por que nunca sabes cuando vas a necesitar la ayuda de esa persona o cuando te será útil en tu vida.

Sentimientos ocultos

Os preguntareis como me siento, pues bien… solo os puedo decir que la indignación y el cabreo están haciendo un pulso y no sabría por cual apostar como caballo ganador. Cuando te encuentras en una situación como esta se te pasan mil cosas por la mente y creerme que ninguna es buena. Pero es lo que dicen también, que las cosas pasan por algo y que a lo mejor esto significa que algo mejor vendrá y para seros sincera no es difícil. Pero yo sigo pensando porque suceden estas cosas… porque la gente hace contratos de 6 meses y después te despide sin motivo lógico a la semana. ¿Falta de dinero? ¿mala organización? ¿Enredos de sábanas con otras empleadas? ¡Se aceptan apuestas!. Pese ha esto, he podido comprobar que tras un despido improcedentesuceden cosas maravillosas en las que si hubiese seguido trabajando allí jamás hubiese vivido. La primera fue conocer en persona a Iván Ganchegui y la segunda poder disfrutar en mi Ex-Universidad de David Otero en concierto.

Foto Pixabay

No quiero terminar sin contaros lo más importante, mientras me estaba despidiendo mi maravilloso jefe no paraba de repetirme  que no me extrañara que en septiembre me llamaran para volverme a contratar. Hoy 5 de Octubre doy gracias a Dios de que no lo hiciera, ya que es mejor no atarse a la infelicidad por miedo a ser feliz más tarde.

Instagram: @lachicadelbanco

Twitter: @lachicadelbanco

Facebook: La Chica Del Banco

2 comentarios en “De 6 meses a una semana”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s